UNA NUEVA FORMA PARA DESCUBRIR CUBA

French English
deporte nacional
beisbol
boxeo
atletismo
basket
voleibol
deportes nauticos
en la calle
hazañas
estrellas
medallistas
instalaciones
industria deportiva
galeria
más sitios de Cuba
creditos
comentarios
home



Ads - CiberEspacios

titulo1.gif (2003 bytes)titulo2.gif (600 bytes)

La nueva historia del béisbol cubano comenzó a forjarse el 14 de enero de 1962 fecha que marca el nacimiento de las series nacionales que poco a poco fueron adentrándose en el gusto de la exigente y conocedora afición.
Fidel Castro, entonces Primer Ministro del Gobierno Revolucionario, al referirse a los peloteros enrolados en la I Serie Nacional, expresó: "Son gentes del pueblo, muchos muchachos humildes que han tenido la oportunidad de jugar pelota, porque estas gentes eran humildes, pero eran explotadas bajo el régimen capitalista (...), los compraban, los vendían (...). La pelota se había convertido también en una empresa capitalista, y ahora la pelota se ha convertido en un verdadero deporte".
De pronto fueron quedando en el recuerdo aquellos encuentros de la Liga profesional de invierno que se originaba íntegramente en el entonces Gran Estadio del Cerro con la presencia de los equipos Marianao, Cienfuegos, Almendares y Habana, conjuntos que se nutrían de algunas figuras del nivel de Triple A e incluso de las llamadas Grandes Ligas.
Surgieron entonces Orientales, Centrales, Occidentales y otros que llevaban el patronímico de las seis provincias: Pinar del Río, La Habana, Matanzas, Las Villas, Camagüey y Oriente; más adelante irrumpían otros que han llegado a ser emblemáticos como lo son en la actualidad Industriales, Santiago de Cuba y Villa Clara, por citar tres ejemplos.
El equipo Cuba está considerado como uno de los mejores del planeta, incluso después del acuerdo de la Federación Internacional de Béisbol (IBAF) de permitir el acceso de profesionales a todas las competiciones del ciclo olímpico así como los campeonatos mundiales y copas intercontinentales.
Desde la década del sesenta del pasado siglo los cubanos han conquistado infinidad de títulos que colocan a la mayor de las Antillas como uno de los exponentes más fuertes de un deporte practicado por más de cien naciones en los cinco continentes.
En repetidas ocasiones ha conseguido el título del Campeonato Mundial, venciendo a conjuntos tan fuertes como Japón, Estados Unidos, Corea del Sur, Taipei de China, Puerto Rico y Nicaragua. Actualmente, el equipo mantiene el título del orbe,
Más de cuatro décadas han transcurrido desde aquel despegue y la certeza del camino emprendido se aprecia cuando vemos que Cuba ha triunfado en 23 de los 26 campeonatos mundiales en que ha participado. A ello se agrega que en dos alcanzó el segundo lugar y el tercero en otro. Siempre sus conjuntos han sido medallistas, pero los aficionados aspiran a la victoria y no perdonan la derrota, aunque solo una haya conducido al conjunto a ocupar la segunda plaza. Así de exigentes somos.
En Cuba, después de la llamada División Político Administrativa en 1976, cuando surgieron 14 provincias y el municipio especial de la Isla de la Juventud, comenzaron a construirse modernos parques beisboleros, algunos con capacidad para 12 000 personas, otros con aforo para 25 000 y hasta 30 000 espectadores.
Cada uno de los 169 municipios dispone de múltiples estadios y aunque no de la magnitud de los parques antes mencionados suman varios miles las instalaciones que permiten reunir a más de 350 000 jugadores en los torneos al nivel de barrios.
La ampliación de la cantidad de equipos en los clásicos nacionales ha propiciado que surja un mayor número de figuras y ya suman varias las generaciones de peloteros que han actuado en las contiendas del superior nivel en la Isla.
Unas veces más que otra se ha sentido el cambio generacional y del más reciente vemos que ya no están Orestes Kindelán, un hombre que llegó a conectar 487 jonrones; tampoco Antonio Pacheco, muy efectivo en los momentos cruciales; ni Omar Linares, un tercera base que muchos comparan con los mejores de todos los tiempos, o el short-stop Germán Mesa, único en su posición. Calificativos similares pudieran decirse del camagüeyano Luis Ulacia.
Precisamente esos cinco excepcionales peloteros viajaron en 2002 a Japón con el objetivo de insertarse, unos como entrenadores y otros como jugadores, incluso en equipos profesionales del país asiático.
Ahora la afición local aplaude los desempeños de Frederich Cepeda, Amaury Casañas, Michel Enríquez, Yulieski Gurriell e infinidad de jóvenes valores.
Desde que el béisbol entró en el calendario de los Juegos Olímpicos Cuba ha conseguido el título en Barcelona 1992 y Atlanta 1996, pero en Sydney 2000 cayó a la segunda posición, mientras Estados Unidos, que tuvo de manager al otrora jugador de Grandes Ligas, Tom La Sorda, se alzó con el título.
Durante el verano de 2004 en la contienda olímpica en Atenas, volvieron a ser ocho los conjuntos contendientes y los cubanos volvieron a emerger como campeones para rubricar de esa forma su cuarta corona esta vez en una contienda de alto nivel donde incluso el equipo de Estados Unidos no logró la clasificación previa.

En el juego decisivo realizado en la capital ateniense, Cuba derrotó a Australia, mientras que por el tercer lugar, Canadá se impuso sorpresivamente al hasta entonces favorito conjunto de Japón.

Viajar y ver juegos de pelota www.cubanbaseballtravel.com .

 

foto1.jpg (5707 bytes)
Viajar y ver juegos de pelota www.cubanbaseballtravel.com

 
Ads - CiberEspacios

Ads - CiberEspacios

Mas de 20% de descuento! Pago en linea y confirmacion inmediata
¡Disponible ahora!
¡Ahora resida en La Habana!...


escribanos...contact@cubacaribbean.com
Copyright © 2002 - 2018. Digital Panorama S.A. Todos los derechos reservados.
No part of this website may be copied or reproduced without the written consent of Travelucion S.L or its subsidiaries.

800 x 600